jueves, 20 de agosto de 2015

 A H.P. Lovecraft


David G. Forés
Hoy hace 125 años el maestro H.P. Lovecraft llegaba a este mundo para sumergirnos en insospechadas dimensiones tentaculares. Su cuerpo, un mero recipiente, demasiado susceptible a los avatares de la monotonía terrenal: maltrecho, estirado y padeciente. Su mente, demasiado torturada, incapaz de administrar los episodios de delirio cósmico que lo asaltaban. Lovecraft odió pocas cosas en la vida más de lo que se odió a sí mismo. Se impuso un castigo ejemplar de soledad y taciturnia, melancolizó sus escasos momentos de felicidad y dejó pasar todos los trenes de la vida que conducían más allá de las sombras y fachadas de Providence. Pero viajó, vaya si viajó, quizá fue por eso que se despachó a gusto sobre el papel, derramando la tinta de su miedo y su dolor a golpe de máquina en un viaje agónico, demente y maravilloso entre las inexploradas fronteras de los universos Primigenios. Desde un pequeño rincón de Nueva Inglaterra hasta los confines de la conciencia y el cosmos inconcebible... Su literatura, su legado, su todo. Que su alma abrumada de penas tenga en la muerte el descanso que no pudo conciliar en vida, porque Lovecraft es hoy mucho más que un cadáver.

domingo, 12 de julio de 2015

"Caronte"

de Lord Dunsany

Breve relato de uno de los grandes maestros del género fantástico que homenajea la figura mitológica del barquero del Hades, el encargado de guiar a las sombras errantes de los difuntos recientes de un lado a otro del río Aqueronte si tenían un óbolo para pagar el viaje, razón por la cual en la Antigua Grecia los cadáveres se enterraban con una moneda bajo la lengua o sobre los párpados.

martes, 7 de julio de 2015

El Modelo de Pickman 

de H.P. Lovecraft




En octubre de 1927, el Maestro H.P.Lovecraft publicaría un relato basado en la biografía del talentoso pintor Richard Upton Pickman, desaparecido misteriosamente de su casa de Boston un año antes. Los rumores en torno a Pickman agitaron a sus colegas y conocidos de la escuela de arte, de la que había sido expulsado por las controvertidas y grotescas temáticas que poblaban su obra. Se habló de suicidio, se barajaron teorías estrambóticas sobre su paradero y por supuesto, se mencionó su locura... Porque como revela nuestro relato de esta noche, Pickman estaba en tratamiento psiquiátrico en el momento de su desaparción, después de todo, qué se puede esperar de un hombre que dedica su asombroso talento a retratar escenas demenciales de muerte y oscuridad.

Pickman's model by Legiongp
Si lo vemos con perspectiva, a lo largo de la historia el Arte ha sido asiduamente refugio de todo lo que se ha considerado irracional, excéntrico o mentalmente insano. A menudo Lovecraft perpetuaba esta tradición quijotesca representando personajes incomprendidos que desarrollan fobias tras tomar contacto con el horror sobrenatural, pero la locura o lo que se entendía por ella en siglos pasados, va más allá de la enfermedad mental en el universo lovecraftiano. Se trata de una parte inseparable de su unvierso, que conforma un complejo panorama en el que conviven los melancólicos, los paranóicos, los excéntricos y los “marginados”, porque los trastornos mentales han protagonizan también algunos de los episodios más brillantes y fecundos de la Historia* de la humanidad, aunque siempre marcando el estigma que acarrea la propia comprensión y aceptación de la reliadad de sus protagonistas. 

Sea como sea, la frontera entre el genio y la locura sigue tan difuminada hoy como lo estuvo antaño. En la Antigüedad muchas de las manifestaciones de la psíque tenían una explicación mítica o iniciática que recibía el nombre de teolepsia: así los comportamientos excentricos se explicaban con bastante frecuencia a través de la posesión del fiel por parte de una deidad, cualquier dios puede poseer a un ser humano y condicionar su comportamiento en función de sus atribuciones. Una hermosa perspectiva que convierte la supuesta locura una manifestación del genio*... Goya, Beethoven, Poe, Copérnico Van Gogh, Newton...Qué clase de dioses debieron poseer sus almas atormentadas, o más bien qué clase de demonio debió poseer al bueno de Richard Upton Pickman para que sus cuadros reflejaran tales horrores; qué ocurrió en los días previos a su desaparición... 

Pickman's Model by B Puig
Acompañennos amigos, adentrense junto a nosotros en los oscuros callejones de los suburbios de Boston y visiten su estudio clandestino. Contemplen junto a nosotros los sublimes pavores que se esconden tras el Modelo de Pickman.




Nuestra introducción de esta noche  esta basada en el ensayo  de Victoria Quirosa García "Acercamiento a la representación plástica de la locura en Occidente" y puede ser ampliada aquí: http://www.elgeniomaligno.eu/numero1/materia_arte_quirosa.html
 

miércoles, 10 de junio de 2015

Lovecraft y el Mundo de Hielo y Fuego

 

by LiquidSoulDesign

Más allá del evidente simbolismo octopoide del escudo de la familia Greyjoy(Sospechosamente tentacular todo él), son muchos los rumores lovecraftianos surgidos en torno a los antiguos dioses de Poniente. La cosmogonía de Canción de Hielo y Fuego hace referencias veladas y no tan veladas a criaturas mitológicas varias, y como no podía ser de otra manera, Martin ha tenido la delicadeza de acordarse del Maestro H.P. Lovecraft, en lo que parece un claro homenaje a sus dioses Primigenios y en particular, a la raza semihumana de los Profundos, seres anfibioides mitad peces mitad hombres que poblaron tanto poniente como Essos en una era inconcebiblemente lejana.

Estas criaturas son las responsables de algunas de las arquitecturas más antiguas y misteriosas del universo de Martin, enormes construcciones en las que siempre se menciona cierta "piedra negra aceitosa". 

En aquellos días inciertos (y esto ya es especulación) los Profundos, adoraban a inmensos Dioses que habitaban el interior de la tierra y del oceáno, y se habrían enfrentado con otra raza protohumana antes de desaparecer en el abismo de la historia, dejando tras de sí como única pista su legado de piedra negra y aceitosa. De hecho, cada vez que se habla de esta piedra podemos dar por sentado que nuestros Profundos han tenido algo que ver.

by MarcSimonetti


En Poniente, serían los responsables de la creación de El Trono de Piedramar, en las Islas del Hierro:

El trono de los Greyjoy, tallado con la forma de un kraken en una piedra negra aceitosa, se dice que fue encontrada por los primeros hombres cuando fueron por primera vez a Viejo Wyk, Haereg argumenta que esa silla fue producto de los primeros habitantes de las islas, y solamente luego en las historias de maestres y septones por igual se empezó a clamar que ellos de hecho descendían de los primeros hombres.
-Mundo de Hielo y Fuego-

la base de Torrealta, Antigua, Poniente.

Todavía más enigmática para los estudiosos e historiadores es la gran fortaleza cuadrada de piedra negra que domina la isla. Por la mayor parte de la historia escrita, este monumental edificio ha servido como el nivel más bajo de la casa Higtower, aunque sabes con certeza que precede a los niveles superiores de la torre por cientos de miles de años.

La arquitectura laberíntica de la base de Torrealta recuerda a los laberintos ruinosos de Lorath, atribuidos a una raza extinta, los llamados mazemakers (hacedores de laberintos), quienes, según la leyenda Lorathi, fueron destruidos por una raza procedente del mar (¿los Profundos?).


by BorjaPindado

Es también evidente que ellos tallaron el enorme ídolo que da la Isla Basilisco (de ahí su nombre) algo así como un dios serpiente similar a Yig (¿Dagon quizá?). El pueblo de esta isla tiene rasgos faciales de pez y dedos reticulados. Esto a su vez es una reminiscencia de las personas de piel verde de las Mil Islas, a los que se considera  el último vestigio de un antiguo imperio marino que esculpió las estatuas de sus dioses bajo el mar, y cuyos rostros sólo son visibles cuando la marea retrocede. 

Islas Basilisco

 En la isla de Toads se puede encontrar un ídolo ancestral, tallado en  piedra negra aceitosa  a semejanza de un animal  anfibio y de aspecto maligno. Su altura ronda los cuarenta pies. se cree que la gente de esta isla desciende de aquellos que tallaron la piedra de Toad, ya que existe un  desagradable aspecto pisciforme en sus rostros, y muchos tienen los pies y manos membranados. De ser así, serían los únicos supervivientes de esta raza olvidada.

 -Mundo de Hielo y Fuego-


Dagon by Velvet Car
Ciudad de Yeen, Sothoryos

Otra ciudad de arquitectura ciclópea y terrible (de nuevo levantada con piedra negra aceitosa) es la olvidada Yeen, una ciudad inhabitable en Sothoryos. Como ocurre con muchos de los monumentos mencionados por Lovecraft, el tamaño de sus piedras es demasiado grande para haber sido erigida por manos humanas. Demasiado grandes para moverse, allí donde se levantan no crece la hierba y su proximidad genera malos augurios ( nadie parece sobrevivir mucho tiempo si se aventura en ella).Maestres y otros estudiosos por igual han intentado desentrañar los grandes enigmas de Sothoryos, la antigua ciudad de Yeen. Una ruina tan vieja como el tiempo mismo, construida en piedra negra aceitosa, en bloques masivos, tan pesados que requeriría una docena de elefantes para moverlos. Yeen ha permanecido desolada por muchos millones de años, sin embargo la jungla que la rodea por todos los costados escasamente la ha tocado.
-Mundo de Hielo y Fuego-

Los Cinco Fuertes, Essos

Algunos estudiosos del oeste han sugerido que los Valyrios estuvieron envueltos en la construcción de los cinco fuertes, porque las grandes murallas son una sola baldosa de piedra negra fundida que recuerda ciertas ciudades Valyrias del oeste… pero esto parece improbable, ya que los fuertes datan de antes de que el Feudo Franco se creara, y no hay registros de que algún señor de dragones alguna vez haya ido tan al este.
 -Mundo de Hielo y Fuego-



by ReneAigner

Y por último, pero no menos importante, la infame Asshai, un lugar que además de su mala reputación destaca por ser inhóspito para el desarrollo de la vida. 

Pocos lugares son conocidos en el mundo que sean tan remotos como Asshai, e incluso menos que sean tan prohibidos. Viajeros nos cuentan que la ciudad está construida completamente de piedra negra: salones, cabañas, templos, palacios, calles, muros, bazaars, todo. Algunos dicen también que la piedra de Asshai es aceitosa, desagradable al tacto que parece que bebe la luz de las velas, antorchas y hogueras por igual.
-Mundo de Hielo y Fuego-


Dicho esto, y a la espera de que el impredecible Martin nos deleite con nuevas y terribles revelaciones primigenias, un servidor se pregunta si no nos aguarda una invasión de Profundos en las islas del Hierro, o el despertar de algún terrible dios de las profundidades; algo imponente y tentacular, algo digno de la poderosa acometida de Drogon... Mientras tanto, pronunciaremos las sagradas palabras inspiradas en Lovecraft que Martin utiliza para rezar al Dios Ahogado: Que no está muerto lo que no puede morir, sino que se alza de nuevo, más duro y firme.

domingo, 7 de junio de 2015

Ainulindalë

de J.R.R.Tolkien


Todas las culturas tienen su propia cosmogonía, una narración mítica capaz de explicar el origen del universo, de los fenómenos físicos y de la propia Humanidad. 

Para algunos pueblos egipcios de la Antiguedad, antes de que nada se creara sólo había un océano de agua inerte, una sustancia abstracta que simbolizaba la “no existencia” y yacía rodeado de una profunda oscuridad que no dejará nunca de existir, amenazando a la creación con derrumbarse y caerse sobre todo lo creado. 

La diosa Kaila, venerada por lo Inuit, ordenó hacer un agujero en el hielo para pescar; y de este agujero fue sacando, uno a uno, a todos los animales que poblaron el mundo. 

En todo el Extremo Oriente y Oceanía, existía un dualismo cosmológico que oponía dos principios fundamentales, por una parte la luz, el sol y el fuego, por otra parte la oscuridad, la luna y el agua. 

Así, a la sombra de las hogueras conciliares, tan pronto el Universo emanaba de un huevo cósmico, como se alzaban las montañas de entre los restos fragmentados de un titán moribundo. La vida surgía de la unión del Cielo y de la Tierra, y los seres humanos nacían de la soledad de los dioses necesitados de compañía. De su envidia y sus enfrentamientos emergieron océanos de fuego; su amor y su pasión sembraron las semillas de la humanidad, de sus lágrimas brotaron los ríos y de su sangre los mares de lava del interior de la Tierra...


El reputado psiquiatra Carl Gustav Jung consideró entre sus teorías que la mitología no era tan sólo un modo expresarse para simplificar la realidad, "si así fuera, podríamos haber escogido cualquier otro medio más sencillo y comprensible, especialmente cuando representaba el único medio para expresarse conforme al espíritu de un tiempo mágico, que nos es lejano y desconocido.

Resulta curioso como Jung compara la mitología con la música para exponer esta teoría. Y como hay casos en los que sólo podemos expresar con música aquello que se ha «pensado» de forma mas sublime, porque lo sublime es algo que únicamente podra expresarse con una materia susceptible de maravillar las consciencias (como la música. 


Algo parecido sucede con la mitología. Porque al igual que la música también tiene un sentido inteligible que, como toda entidad inteligible generadora de satisfacciones, procura un gozo, lo mismo le sucede a todo verdadero mitologema. Este sentido, tan dificil de expresar en el lenguaje de la ciencia, puede expresarse plenamente de un modo mitológico. De este aspecto de la mitología, plástico, musical y lleno de sentido, emerge la conducta adecuada para observar el mito sin prejuicio. 

Como un niño que escucha por primera vez una canción de cuna, debemos permitir que los mitologemas hablen por sí mismos, y simplemente prestarles atención, dejar que sus imágenes simplemente nos arrastren como la marea de un tiempo sin historia. 



Así fue como las poderosas imagenes surgidas del mundo mitológico fascinaron al Maestro John Ronald Reuel Tokien, escritor conocido y venerado por una legión de lectores y amantes de la literatura fantástica, considerado por encima de sus otras facetas y aristas personales, como uno de los creadores de mundos más importantes de nuestro tiempo. 


La mitología de El Señor de los Anillos nació de su conocimiento profundo de la cosmogonía como algo filósófico, pero también mágico, un lenguaje que le permitió moldear ese mundo imposible de sueños primigenios, como quien compone una melodía y manipula los códigos mundanos del lenguaje con el objeto de trascender el valor de las simples palabras. Así se crea un universo completamente original, y nacen los nuevos códigos. Un trabajo titánico, inabarcable todavía hoy en su plenitud.





Existe una materia especial que condiciona el arte de la mitologia: es la suma de elementos antiguos, transmitidos por la tradición -mitologema seria el término griego indicado para designarlos-, que tratan de los dioses y los seres vivos, combates de héroes y descensos a los infiernos, elementos contenidos en relatos conocidos y que, sin embargo, no excluyen la simulación de otra creación mas avanzada.

 La mitología es el movimiento de esta materia: algo firme y móvil al mismo tiempo, material pero no estático, sujeto a transformaciones. Quizá sea por eso que la comparación más cercana con este aspecto de la mitología es la música. El arte de la mitología y la materia de la que se sirve se cumplen en una sola y misma manifestación, como se une el arte del compositor y su materia en el mundo de los sonidos. La obra musical considera al artista como creador y nos muestra al mismo tiempo el mundo de los sonidos, tal y como los alcanza a modelar. Y no pasa desapercibido ese duelo de composiciones como origen del universo, es así como los Valar componen sin saberlo las melodías que daran lugar al Mundo, en una improvisación cósmica que rebasa su propio entendimiento, y sólo Iluvatar sabe cuál es su propósito, incluso enfrentado a los arrebatos de Melkor, Ilúvatar aguarda, respetando de algún modo la necesaria confrontación de las fuerzas presentes en el universo.




Si bien las interpretaciones de la obra de Tolkien son numerosas y todavía hoy más que discutidas, nosotros queremos llamar la atención sobre las últimas frases de este maravilloso relato de la creación (Ainulindalë). Porque "se dice entre los Eldar que los Valar se esforzaron siempre, a pesar de Melkor, por gobernar la Tierra y prepararla para la llegada de los Primeros Nacidos, y construyeron tierras y Melkor las destruyó; cavaron valles y Melkor los levantó; tallaron montañas y Melkor las derribó; ahondaron mares y Melkor los derramó; y nada podía conservarse en paz ni desarrollarse, pues no bien empezaban los Valar una obra, Melkor la deshacía o corrompía. Y, sin embargo, no todo era en vano; y aunque la voluntad y el propósito de los Valar no se cumplían nunca, y todas las cosas tenían un color y una forma distintos de como ellos los habían pensado, no obstante la Tierra iba cobrando forma y haciéndose más firme".



Así que ya lo saben, no se rindan amigos, sigan construyendo a pesar de la destrucción, sigan creando a pesar de la corrupción, ahonden los mares de su imaginación aunque otros los derramen, tallen las montañas aunque otros las derriben, porque no todo será en vano, porque aunque su voluntad no se cumpla nunca del todo, aunque las cosas tengan colores y formas distintas a como las habíamos imaginado, la tierra seguirá cobrando forma y haciéndose más firme.

La fuente principal consultada para la realización de esta emisión es la obra de Carl Gustav Jung: "Introducción a la Esencia de la Mitología"  

jueves, 28 de mayo de 2015

Alan Moore, Providence

y H.P. Lovecraft



El maestro Alan Moore vuelve a deleitarnos con su magia, combinando genio con el gran Jacen Burrows para ofrecer una obra no sólo esperada... Para su estreno, Avatar Press (los editores responsables de esta blasfemia) no han dudado en publicar en su canal de Youtube, una serie de reflexiones del Maestro Moore en torno a la figura de Lovecraft y sus intenciones con respecto a esta nueva obra, que ya promete ser uno de los acontecimientos lovecraftianos de nuestra era...


Me he tomado la licencia de traducirlo precariamente, esperando acercarme remotamente a lo que el maestro Moore quiere transmitirnos. El resultado ha sido este:

"La razón por la que H.P. Lovecraft es tan importante para mí, es porque incluso si Lovecraft vivió casi toda su vida en la misma ciudad, Providence, fue capaz de absorber aquel mundo que crecía junto a la puerta de su casa,  junto a  su ventana, aquel paisaje regional que le había visto nacer e ingeniosamente, fusionarlo con esa imagen "ex dramatis" del universo y con las fuerzas aleatorias que lo gobiernan, manifiestadas en sus terribles dioses tentaculares. Ese fue el genio de Lovecraft, reconciliar lo mundano, lo inmediato, con algo que reside mucho más allá. En la imaginación de los hombres, en la experiencia de los hombres y en su comprensión. Para mí esa fue su mayor contribución a la literatura y quizá también a la filosofía".
 

miércoles, 27 de mayo de 2015

"Winchester"

De Miguel Ángel Aispuro

"The Last Tarot" by Cyril Van der Haegen

Tenemos el honor de ficcionar a uno de los ganadores del Concuros del Libro Sonorense en la categoría de cuento, Miguel Angel Aispuro Ramírez, cuyo relato "Winchester" será publicado por la editorial del Instituto Sonorense de Cultura. Historia, tarot y espectros del pasado en Noviembre Nocturno.