domingo, 20 de julio de 2014

La Ciudad Sin Nombre 
de H.P. Lovecraft



Ilrem La Ciudad de los Pilares, la Atlántida de las arenas, soñada por el arabe loco Alhared, estuvo perdida entre leyendas de los desiertos de Arabia, consid erada por el Coran como un emplazamiento maldito por Dios. Ya en Las Mil y Una Noches se nos habla de la gloria de Ilrem, de su posterior decaimiento y de como las arenas del desierto engulleron sus majestuosos pilares. 

Conocedor de esta oscura mitología, en noviembre de 1921 el maestro H.P.Lovecraft publicaría el relato de La Ciudad Sin Nombre en la revista amateur The Wolverine, según sus propias palabras, inspirado por los horrores y maravillas de una pesadilla que le sobrevino poco después de haber leído el relato de Lord Dunsany "La probable aventura de tres hombres de letras". Así fue como arrastró a nuestro protagonista de esta noche hasta las arenas del Rub al khali, el espacio vacío en el que los antiguos moradores del desierto no se atrevían a aventurarse. Así pues, acompañennos amigos en nuestro viaje por esta tierra maldita, allí donde se extienden las grutas prohibidas de una civilización que ha permanecido oculta a ojos de los hombres, atrevanse a exponer su cordura a los susurros de los demonios, y visiten con nosotros los restos de La Ciudad Sin Nombre. 


Durante mucho tiempo Ilrem ha estado considerada como un mito, un mero juego de historiadores desocupados en leyendas primigenias. Eso fue hasta que en 1980, los satélites de la NASA descubrieron las rutas que atravesaban el desierto y las ruinas de la majestuosa Ilrem fueron econtradas en una de sus encrucijadas. A principios de 1990 un equipo dirigido por el arqueólogo aficionado y cineasta Nicholas Clapp el aventurero Ranulph Fiennes, el arqueólogo Juris Zarins y el abogado George hedges anunciaron que habían encontrado Ilrem. En un principio, las fotografías de la NASA guiaron al equipo a una reserva de agua en la provincia de Dhofar Shisr. Las excavaciones descubrieron una gran fortaleza octogonal con 10 pies de altos muros y 8 torres en las esquinas. La mayor parte de las estructuras fueron destruidas cuando se derrumbaron por su propio peso sobre el pozo. Por lo que sabemos el desarrollo de la ciudad supuso su propia perdición, ya que había sido edificiada sobre un lago subterraneo que nutria a sus habitantes de agua. Pero la arcilla de las construcciones masivas y la humedad de la zona terminaron por sumergir su grandeza en las arenas. 

La historia de la ciudad sin nombre  contiene la primera mención conocida al poeta loco Abdul Alhared, al que Lovecraft aun no había designado como escritor del infame Necronomicon. Además de su inspiración en el relato y la atmosfera de Lord Dunsany,  el crítico William Fulwiler considera que Lovecraft fundamentó las bases de La Ciudad Sin Nombre en el  relato de Edgar Rice Burroughs "En el corazón de la tierra". La raza reptiliana, el túnel subterráneo y el mundo oculto de la luz eterna, son elemetos comunes en ambas historias. Fulwiler sugiere que la temática de una raza alienígena  más poderosa e inteligente que el hombre es un recurso frecuente en la literatura de Lovecrfat derivado de su lectura de Burroughs. No obstante, resulta innegable que Lovecraft prefería considerar el enfrentamiento con estas razas aliegínas como una batalla perdida de antemano. 

sábado, 7 de junio de 2014

"El Ceremonial" 
de H.P. Lovecraft


Jeremy Hanna "Innsmouth Look"
"Los demonios hacen que lo que no es se presente a los ojos de los hombres como si existiera" 

Con esta terrorífica cita de Lactancio prologa H.P.Lovecraft uno de los primeros relatos encuadrados en sus famosos Mitos de Cthulhu, la impronunciable deidad galáctica que aguarda soñando en los abismos de nuestro mundo...
Escrito en 1923, "El Ceremonial" narra la visita de un joven viajero a la onírica localidad de Kingsport, en Nueva Inglaterra, hogar de sus antepasados y cobijo de un antiguo rito celebrado cada cien años y al que todo descendiente de su estirpe debe acudir si la fortuna no lo remedia...Y si son ustedes de los que se estremecen al enfrentarse al horror desconcertante sus antiguos ritos familiares, no se pierdan nuestro relato de esta noche... 

miércoles, 28 de mayo de 2014

John Brosio y 
el Apocalipsis Cotidiano

 
"Esta mañana, de camino al trabajo, me he topado con una criatura Primigenia en el jardín del vecino, por un momento he sentido el pavor de su mirada, ojos muertos que han atravesado los prohibidos eones de una dimensión inmemorial  para terminar sobre el Buzón de los Smith. y mientras aquella cosa me devorada, mientras su existencia imposible me arrebataba la cordura y sus terribles tentáculos me desgarraban la piel,  no he podido evitar echarle una última mirada a mi jardín y pensar que había olvidado regar el césped". 



Nos hemos sentido aterrorizados, anonadados ante la pavorsa colección de fantásticos horrores que pueblan el universo de John Brosio. Un mundo al borde del colapso, tornados, extinción, gallinas titánicas, vacas pastando sobre fondo de invasión aliénigena... Una civilización dada por perdida en la que los paisajes cotidianos sufren mutaciones apocalípticas y solitarias figuras humanoides parecen condenadas a repetirse en la monotonía del Armaggedon.  

























domingo, 18 de mayo de 2014

"La Música de Erich Zann"
de H.P. Lovecraft




Erich Zann by Cyril Van der Haegen
En 1921, H.P. Lovecraft engendró un relato ambientado en lo que la mayoría de sus lectores identificaron vivamente con la ciudad de París.

 Las evocadoras desc ripciones de sus inclinados edificios, los sombríos callejones de irregular pavimento...Los fríos muros cubiertos de hiedra... 

Lovecraft apenas si había abandonado las proximidades de Nueva Inglaterra, ni mucho menos habría osado aventurarse en el extranjero. Sin embargo su retrato del supuesto París
resultaba inquietantemente acertado, lo que empujó a uno de sus lectores íntimos a preguntarle cómo había logrado ambientar las escenas de la ciudad con tanto acierto si jamás la había visitado. 


Lovecraft contestó que aquello no era del todo cierto, que efectivamente había estado allí, en un sueño, en compañía de Edgar Allan Poe. 

domingo, 20 de abril de 2014

"El Superviviente" 
de Stephen King



Stephen King
«La única razón por la que una persona escribe una historia, es porque a través de ella puede entender el pasado y prepararse para su muerte…». 

Así describió su  malsana y gratificante adicción por la escritura el  Maestro Stephen Edwin King, uno de los más reconocidos, leídos y admirados escritores de terror y fantasía de nuestro tiempo. Capaz de adentrarse en el lado más oscuro del alma humana, una tarea que al parecer pasa factura, un viaje arriesgado que deja su marca en aquellos que lo emprenden.  
La necesidad de desprenderse de sus demonios induce al escritor a enfrentarlos en la ficción, y la poderosa anarquía de la imaginación es el precio que paga por su alimento. Padecer indecibles terrores puede ser la mejor inspiración de las almas torturadas, y el único exorcismo posible se encuentra en los márgenes de un papel en blanco. Por eso amigos les advertimos, que nuestro relato de esta noche pretende herir su sensibilidad, si no, para qué tentáculos iban ustedes a escucharlo... De otro modo, probablemente, el maestro King no se habría molestado en escribirlo.

Así que no lo duden, acompáñennos en la lectura de este horrorífico diario y padezcan junto a nosotros, la terrible desventura de "El Superviviente".

domingo, 23 de marzo de 2014

"El que Camina Sobre el Polvo" 
de Clark Asthon Smith

 


Zdzislaw Beksinski
Cuentan las crónicas de la antigua Hiboria, que en algun momento de nuestro pasado remoto, antes de que el gran cataclismo quebrara en pedazos la faz de la tierra y los continentes se repartieran el mundo, existió un lugar llamado Cimmeria al que huyeron los descendientes de los Atlantes tras el hundimiento de su civilización.  Y era esta una tierra prodigiosa, sometida tan sólo a los poderes de la superstición y la espada; a los señores de la guerra y lás cabalas de los brujos. Y allí nació la leyenda del poderoso Oráculo de Carnamagos, un siniestro y temido culto de videntes capaces de predecir la muerte, la guerra y las tempestades. Con el paso de los siglos, sus sacerdotes estudiaron la lengua de los nombres muertos,  fórmulas prohibidas que se aparecían en sus sueños, nombres capaces de evocar entidades ocultas más allá del tiempo y del espacio. Ellos se entregaron a este cometido con particular devoción, y así, consumidos por el sueño del opio, compilaron estas fórmulas durnate generaciones en un sólo volumen, conocido como El Testamento de Carnamagos. 

Quachil Uttaus (Arkham Horror)
Durante mucho tiempo el grimorio fue dado por perdido, hasta que en el año 935 d.C una reproducción fue descubierta en una tumba grecobactriana, junto a una copia del temible libro de Eibon que ayudó a contrastar su autencididad.  Un monje renegado tradujo el libro al griego y redactó dos copias. El original jamás ha sido encontrado, y se cree que una de las reproducciones fue entregada a las llamas por la Inquisición española durante el s. XIII.  Aun hoy se busca el último ejemplar, codiciado y falsificado casi tanto como el poderoso Necronomicon... Ya que el testamento de Carnamagos contiene igualmente pasajes capaces de convocar a pavorosas entidades fuera del tiempo y el espacio...  Pero claro, nosotros no damos pábulo a esas historias ¿no creen amigos?  Después de todo, quien en su sano juicio conservaría una obra de estas características? quien sería tan imprudente como para hurgar en las entrañas del universo sin el permiso de sus más oscuros moradores?

Clark Asthon Smith
Clarck Asthon Smith publicó este relato por primera vez en la edición de agosto de 1935 de la mítica revista Weird Tales. En aquellos años ya compartía una intensa amistad con H.P. Lovecraft y Robert E. Howard, y era habitual entre los miembros de su círculo de escritores el compartir e intercambiar universos, mitos, criaturas y leyendas que pasaban de las mentes de los unos a las manos de los otros con libertad y casi siempre con pavorosos resultados. Una de las características de la obra lovecraftiana fue precisamente su afán por compartir e intercambiar  imaginerías, convirtiéndose en un juego de espejos, en el que multitud de autores se apropiaban de los Mitos de Cthulhu, las pesadillas Primigenias,  las Tierras del Sueño y otras referencias  asociadas con frecuencia al propio lovecraft.  En 1922 Clark Asthon Smith publicaría su segundo libro de poemas, Ebano y Cristal, poco después recibiría una carta de admiración de Lovecraft. 


A partir de este momento y  hasta 1937 , año en que murió el maestro, Clark fue uno de sus más apreciados amigos y corresponsales;  al igual que Lovecraft pasó practicamente toda su vida en su localidad natal, en Auburn California, y desde allí engendró numerososrelatos de los mitos, que terminarían en muchos casos formando parte de la revista Weird Tales. 
Tambien como Lovecraft, Clark fue un niño precoz y autodidacta, a los ocho años  dejo la escuela, y no fue al instituto,  aprendió francés y español, y gracias a su memoria fotográfica y su afán por la literatura su hizo acopio de asombrosos  y tentaculares conocmientos llegando a convertirse, al igual que nuestro Primigenio de esta noche, en uno de los grandes nombres de la literatura de los Mitos. 



jueves, 13 de marzo de 2014

Benjamin König 

Benjamin König
 Es habitual encontrar joyas perdidas en el tiempo y el espacio virtual de la ilustración. Retazos de un mundo extraño e ignorado en el que los surcadores de los abismos digitales comparten compulsivamente obras maestras del dibujo, olvidando mencionar al autor, referenciarlo, nominar sus orígenes, tan siquiera mentar algún detalle que pueda conducir a su preciado universo... 

Puede parecer algo insignificante para muchos, lo es de hecho, "a quién le importa el nombre del autor de este increíble dibujo; lo que cuenta es que es cojonudo y yo lo compartí primero...

Benjamin König

Y ahí estoy yo, aterrado, encantado, anonadado frente a la pantalla preguntándome quién tentáculos será el genio que ha dibujado semejante pavor y no ha sido cuanto menos elevado por los Primigenios a la categoría de Acólito

Por unos instantes rastreo lo que mis ojos ambicionan, un nombre, un link, unas iniciales, ¡¡aunque sea un jodido perfil de Devianart!! una migaja que conduzca a un rastro que me lleve a una pista con la que nutrir mi atormentado espíritu...

 He pasado días enteros de rastreo, inmóvil y lobotomizado entre búsquedas infructuosas,  escuchando el click del ratón tamborilear en mi cabeza... He escrito cosas que jamás creeríais en el buscador de Google, he sobornado, procrastinado y troleado para dar con el/la/los autores de algunas ilustraciones que inesperadamente se han apoderado de mi espectro visual. Y por fin he cazado a otro. Uno que llevaba tiempo buscando. El magnífico Benjamin König, artista alemán nacido en 1979, uno de esos genios cuyas obras se comparten indiscriminadamente en un alarde de magia contemplativa.  

Larga vida a todos esos soldado de pluma desconocida, venerados sean los artistas que no pasaron a la historia,  pero que supieron llenar como nadie, aunque sólo fuera durante un breve instante, los espíritus de algún anónimo espectador, como éste que suscribe.